Nice Social Bookmark

FacebookTwitterEnviar correo

¿POR QUÉ ENTRENAR LA FUERZA EN LOS DEPORTES DE MONTAÑA?

 

A los deportistas de montaña el trabajo de la fuerza es algo que no prestamos demasiada atención. ¿Quién quiere encerrarse en un gimnasio cuando se puede salir a rodar unos kilómetros al aire libre?. Todo es cuestión de entender que puede hacer la fuerza por nosotros y nuestro entrenamiento.

 

En primer lugar tenemos que entender que objetivo tiene el entrenamiento de la fuerza:

 

  • Aumentar nuestro rendimiento. Mejorar nuestra fuerza puede ayudar a que aumentemos nuestra velocidad media en carrera, apliquemos una adecuada cadencia a nuestras pedaladas o terminemos esa vía de escalada que siempre se nos resiste.

  • Prevenir las lesiones. Todos les tememos, pero hacemos bien poco por evitarlas...hasta que se producen. En un descenso de carrera de montaña nuestro cuadriceps puede aguantar cargas de más de 6 veces nuestro propio peso corporal. ¿ Y que hay de ese dolor de rodilla que aparece inoportunamente cuando empiezo a esforzarme?. ¿Y esa periostitis que me hace sufrir?. ¿Y esa fascitis plantar que es “para toda la vida”?. No nos engañemos: un trabajo adecuado de la fuerza habría minimizado todos estos sufrimientos si le hubieramos dedicado más atención. Prevenir mejor que curar.

  • Prolongar nuestra diversión. ¿Habéis pensado hasta qué edad os gustaría disfrutar de nuestros deportes?. Si vuestras historias comienzan con “yo recuerdo en aquella carrera del 2007...” es que estáis a punto de terminar vuestra carrera deportiva. Un adecuado entrenamiento de la fuerza hará que podamos disfrutar de los que nos gusta desgastando menos nuestros cuerpos durante mucho más tiempo.

 

Si ya sabemos lo que la fuerza puede hacer por nosotros ya es un gran avance, ahora sólo falta averiguar cómo entrenar. Veamos algunos árboles que no nos dejan ver el bosque:

 

  • Máquinas y pesos libres versus autocargas. Muchos de los ejercicios con el propio peso corporal no son adecuados para nuestro entrenamiento. Porcentajes de carga, ritmos de ejecución, propiocepción mal asimilada, etc. son errores frecuentes que trataremos.

  • Cómo entrenar rápido y mal mediante los entrenamientos en circuito. Mala selección de ejercicios, deficiente técnica, escasa transferencia positiva...Hablaremos sobre cómo esta “receta” se ha convertido en un sinsentido.

  • Con “pliometría” (sic) y cuestas empezamos la casa por el tejado. Veremos cómo mejorar de verdad sin destruir nuestro esquema motor, temporalizando correctamente estos medios,

  • ¿Y que hay de...core, entrenamiento funcional, cross-fit, TRX, fitball, etc.?. Hay muchos instrumentos que podemos usar para nuestro trabajo de fuerza, pero hay que saber usarlos en su momento y en su medida.

 

Si ya sabes por qué hay que entrenar la fuerza, acabas de darte cuenta que puedes mejorar. Si estás decidido a hacerlo bien...¡mejorarás seguro!.

 

Iván Bautista

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.