Nice Social Bookmark

FacebookTwitterEnviar correo

PERFIL DEL ULTRAMARATONIANO 2: EL SEXO

 

 

 

 

Figura2 . Velocidades de carrera de finishers de eventos desde las 50 hasta las 3100 millas y diferencias entre sexos.

 

 

 

 

Eichenberger (2012) analizó los resultados entre 1998 y 2012 de atletas que participaron en el Swiss Alpine Marathon, carrera de montaña 78 km y aproximadamente 2260 metros de desnivel total acumulado.

La presencia femenina se promedió en un 12% de los participantes. La participación de mujeres se ha incrementado con los años, mientras que la participación masculina se mantuvo estable. Dicha estabilización puede haberse dado por la búsqueda de otros retos, como deportes más técnicos o porque el gran incremento de la presencia masculina en ultramaratones ya se ha dado en años anteriores. El incremento de la participación femenina puede haberse dado por la posterior incorporación de la mujer a las ultramaratones.

 

Los hombres fueron más rápidos que las mujeres; la diferencia de tiempos entre sexos fue aproximadamente un 16% entre los ganadores y aproximadamente un 20% para los top ten a lo largo de los años. Esta distancia puede ser debida a diferencias en el músculo esquelético entre hombres y mujeres. Aun así, las diferencias en tiempos de carrera entre sexos en atletas top ten descendió desde un 22% en 1998 a un 17% en 2011.

 

Zingg (2015) estudió los resultados entre 1971 y 2012 de la base de datos de Deutsche Ultramarathon Vereinigung , la asociación de ultramaratón de asfalto más grande del mundo. En total, 128,719 ultramaratonianos, con 26837 mujeres (20.8%) y 101882 hombres (79.2%), finalizaron una carrera de 50 millas, 100 millas, 200 millas, 1000 millas o 3100 millas.El ratio hombres-mujeres es de ∼5:1.

 

Los descubrimientos más importantes fueron:

 

1) un exponencial incremento de finishers

 

2) una mejora en la velocidad de carrera para las mujeres más rápidas pero no para todos los grupos masculinos

 

3) un descenso de las diferencias de rendimiento entre sexos en los mejores atletas de pruebas de 50 millas, mientras se mantienen las diferencias en las pruebas de 100 millas, y se incrementan en las pruebas de 3100 millas.

 

4) las 10 mejores marcas femeninas anuales reducen también las diferencias de rendimiento entre sexos en las pruebas de 50 millas y 100 millas.

 

5) la diferencia de rendimiento entre sexos para los mejores corredores y los 10 primeros fue del ∼17% para todas las distancias.

 

 

El autor se plantea la cuestión de qué pasaría si la participación de hombres y mujeres fuera en igual número en deportes de ultra resistencia.

 

Aunque las mujeres redujeron las diferencias de rendimiento en 50 millas y 100 millas, no parece ser posible reducir estas diferencias en distancias mayores. El descenso lineal en las diferencias de rendimiento para las carreras de 50 millas y 100 millas sugiere que las mujeres pueden seguir reduciendo estas diferencias pero no en mayores distancias.