Nice Social Bookmark

FacebookTwitterEnviar correo

¿Se puede entrenar con lesiones?

 

Las lesiones en el deporte son una de las caras más amargas del mismo. Hay muchas maneras de evitarlas, ya que el exceso de la carga de entrenamiento o una progresión inadecuada en la misma, la no-planificación o una planificación incorrecta, la falta de atención en los procesos de recuperación o una alimentación poco cuidadosa puede desembocar en una lesión.

 

 

 

 

 

Pero cuando ocurre ya no hay vuelta atrás, hay que esperar pacientemente a que la lesión vaya remitiendo, con la ayuda de médicos, fisioterapeutas, nutricionistas y todos los profesionales de la salud que nos dedicamos a esto. Muchas veces la espera es interminable y tenemos la tentación de comenzar a entrenar antes de la cuenta, con lo que incrementamos el riesgo de una recaída, y que la lesión pueda convertirse en crónica.

 

En este sentido cabe señalar que en la recuperación de una lesión hay varias etapas,y no se puede pasar de la fase de rehabilitación de la lesión a realizar la práctica deportiva. Es necesario pasar por lo que algunos autores llaman “readaptación deportiva”, con el fin de alcanzar poco a poco los niveles deportivos conseguidos antes de la lesión.

 

Pero entonces viene la terrible pregunta: ¿se perderá la forma obtenida?. Inevitablemente si. Tal y como señala Mujika, los procesos de desentrenamiento en deportes de resistencia empiezan a ser bien latentes en pocas semanas.

 

Sin embargo, no debemos caer abatidos por la desesperanza, podemos seguir entrenando para evitar perder nuestra forma deportiva, pero de otra manera:

  • No perder de vista el objetivo principal, que es recuperarnos de la lesión. No debemos hacer nada que pueda interferir en los procesos de rehabilitación y readaptación físico-deportiva.

  • Realizar un entrenamiento de la resistencia que implique patrones motores diferentes a los habituales, con modificaciones para evitar problemas en la zona de la lesión. Por ejemplo es interesante nadar cuando se sufren lesiones de corredor. Se podrá actuar de manera muy similar en las vías metabólicas.

  • Entrenar en condiciones de hipogravidez en la piscina puede permitirnos entrenar en condiciones muy similares a las habituales pero sin el impacto de nuestro deporte. Por ejemplo los ejercicios de pedalada en el agua pueden aportar interesantes novedades en nuestro entrenamiento de btt.

  • Recuperar la musculatura accesoria y fortalecer estructuras como las cinturas pélvica y escapular pueden permitirnos avanzar en un terreno que seguramente teníamos descuidado, y que mejorará nuestro rendimiento cuando podamos incorporarnos a la práctica deportiva.

  • Trabajar las diferentes manifestaciones de la fuerza en los segmentos corporales no implicados en la lesión permitirán que nuestras unidades motoras sigan activas y no haya que “reprogramarlas” más adelante.

  • Aspectos del entrenamiento como la movilidad, el entrenamiento respiratorio o la electroestimulación pueden ayudar a desacelerar el proceso de desentrenamiento, e incluso ayudar en el proceso de readaptación al deporte.

 

Por lo tanto si podemos seguir entrenando a pesar de nuestra lesión, aunque debemos mentalizarnos que no de la misma manera.

 

Bibliografía

 

- LALÍN NOVOA, C. y PEIRAU TERES, X. La reeducación funcional deportiva. En NACLEIRO, F. (ed.). Entrenamiento Deportivo. Madrid: Panamericana, 2010. p. 419-429.

 

- Íñigo Mujica, [Web en línea]. [Consulta. 07-01-2015].